La vida de los campesinos en el s.XVI (Sebastián Münster: Cosmographia universa, 1544.)

Los campesinos viven aislados unos de otros, sólo con sus familiares y sus animales; viven en pésimas chozas construidas con barro y madera y cubiertas de paja. Comen una suerte de pan negro de centeno, gachas de avena o potaje de guisantes  y lentejas. Beben casi exclusivamente agua o leche. Su vestimenta se reduce a una túnica de cutí, un par de botas atadas y un sombrero de fieltro. Esta gente no descansa nunca, trabaja siempre de la mañana a la noche. Lleva a la ciudad los productos de los campos y de la ganadería para venderlos, y con lo que obtiene compra lo que necesita. [Los campesinos] deben prestar servicios a los señores varias veces al año: trabajan sus tierras, recogen los frutos, los guardan en graneros, cortan leña, construyen casas y cavan acequias. No hay nada que esta pobre gente no esté obligada a hacer para ellos; nada que, si se lo mandan, pueda negarse a hacer sin correr riesgo.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: